Te invitamos a leer "LA UNCIÓN DEL ESPÍRITU SANTO":
como superar la crisis
Conoce y adquiere éste libro: SANIDAD PARA EL ALMA HERIDA, haz click en la imagen: :
sanidad para el alma
TE INVITAMOS A LEER NUESTROS SERMONES Y DEVOCIONALES EN:

ESTUDIOS Y SERMONES

Sigueme en:

twitter facebook google plus email

Buscar

Jesus Nunca Nos Abandona

El Señor Jesús siempre está pendiente de cada situación que vivimos, y ante la dificultad nos ayuda. Podemos por ejemplo reflexionar en las acciones del Maestro al resucitar y aparecérseles a los discípulos en el mar de Galilea:

Cuando ya amanecía, Jesús estaba en la playa; pero los discípulos no sabían que era Jesús. Jesús les dijo: "Hijos, ¿acaso tienen algún pescado?" "No." respondieron ellos. Y Él les dijo: "Echen la red al lado derecho de la barca y hallarán pesca." Entonces la echaron, y no podían sacarla por la gran cantidad de peces” Juan 21:4-6.  
 
Vemos aquí una visita del Señor Jesús a sus discípulos después de resucitar, consideremos sus acciones:

a) El Maestro los llamó “Hijitos”, recordemos que ellos lo habían abandonado, además Pedro lo había negado en tres ocasiones, a pesar de esto vemos un llamado con amor (pienso que en nuestro caso primero los habríamos reprendido, pero el Señor los llamó con paciencia y ternura).

b) Los conduce al lugar de la victoria (el Señor les dijo: “Echad la red a la derecha…”). Cuando seguimos la palabra de Dios siempre nos irá bien.  

c) Jesús compartió con sus discípulos y también les dio alimento. Vemos al Señor aceptándolos, restaurándolos y fortaleciendo su relación con ellos (Dios no rechaza a quien le sirve).

La Biblia nos enseña que el discípulo a quien el Señor Jesús amaba (es decir Juan) fue el primero que lo reconoció. Debemos tener presente aquí que Juan era aquel que se recostaba en su pecho. Esto nos dice, entre otras cosas, que cuando tenemos comunión con Dios podemos con facilidad discernir y reconocer Su obra. Dios revela sus secretos a aquellos que lo aman y le buscan.  


El apóstol Pedro se ciñó la ropa “Entonces aquel discípulo a quien Jesús amaba, dijo a Pedro: "¡Es el Señor!" Oyendo Simón Pedro que era el Señor, se puso la ropa, porque se la había quitado para poder trabajar, y se echó al mar” Juan 21:7, para encontrarse con el Señor (esto nos hace pensar por ejemplo que la Iglesia para encontrarse con Jesús debe estar vestida de gloria, sin mancha y sin arruga, vestida de la justicia en Cristo Jesús). Prepárate y confía en Dios, Cristo viene pronto. 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria. (Jesús nunca nos abandona).

Te invitamos a leer: "DIOS TE LIBRA DE LA ANGUSTIA".



0 comentarios :

Publicar un comentario