Te invitamos a leer "LA UNCIÓN DEL ESPÍRITU SANTO":
como superar la crisis
Conoce y adquiere éste libro: SANIDAD PARA EL ALMA HERIDA, haz click en la imagen: :
sanidad para el alma
TE INVITAMOS A LEER NUESTROS SERMONES Y DEVOCIONALES EN:

ESTUDIOS Y SERMONES

Sigueme en:

twitter facebook google plus email

Buscar

Virtudes de un Corazon Adorador

Virtudes de un corazón adorador

 VIRTUDES Y EVIDENCIAS DE UN CORAZÓN ADORADOR


Entonces Abraham dijo a sus criados: "Quédense aquí con el asno. Yo y el muchacho iremos hasta allá, adoraremos y volveremos a ustedes” Génesis 22:5.

En éste versículo podemos identificar algunas virtudes de un corazón adorador, veamos:

a) La obediencia: La podemos ver cuando Abraham dice: “yo y el muchacho iremos hasta allá”, el Señor le había dicho que debía ir a la tierra de Moriah y así fue, cuando él vio de lejos aquel lugar, dio orden a sus siervos que lo esperaran y él continuó el viaje con su hijo Isaac. No cuestionó la voluntad divina, ni le pidió explicaciones al Señor, él obedeció, y por esto fue bendecido por Dios.

b) Pasión por Dios: Abraham revela su primera razón para ir hasta aquel lugar: “adoraremos”. Una gran realidad es que cuando la vida de adoración depende del estado emocional de aquel que adora es prácticamente anulada cuando llegan las dificultades. En contraste cuando el adorador aprende que Dios es el mismo en todo tiempo, y que es Todopoderoso adora sin importar la adversidad.

c) La perseverancia: Vemos que después de viajar por 3 días (con Isaac y con sus siervos), Abraham ve a lo lejos aquel lugar y sigue adelante con el viaje, caminando solamente con su hijo, seguramente fue un viaje difícil y duro, por tierra semidesértica, y empieza a subir por aquel monte que el Señor le indica, estaba quizá cansado, pensativo y preocupado por la situación de su hijo, por su familia, y seguro recordaba las promesas de Dios. Pero a pesar de todas estas cosas, Abraham siguió adelante hasta llegar al lugar que el Señor había determinado.

Dios no decepcionó a Abraham pues allí le habló a través del ángel y no tuvo que sacrificar su hijo, pues Dios estaba probando su fe. El Señor no deja en vergüenza a todo aquel que en él cree.  La obediencia, la pasión por Dios y la perseverancia son virtudes de un corazón adorador.  

Te invitamos a leer: “JESÚS QUIERE BENDECIR TU VIDA”.      


Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria (Virtudes de un corazón adorador).  

Dios Responde Nuestras Oraciones

El ser humano se cansa, enfrenta el temor y el desánimo ante las crisis, ante la traición, el menosprecio y las palabras malsanas. El servicio al Señor se encuentra con el rechazo, la incomprensión, y otras veces en el caminar aparece el desánimo; sin embargo ten presente la palabra de Dios que nos dice: “no temas, yo soy tu escudo, y tu galardón será sobremanera grande” (Génesis 15:1). Dios es fiel, él responde nuestras oraciones. 

Veamos por ejemplo el caso del sacerdote Zacarías, padre de Juan bautista: Lucas 1:8-9 “Aconteció que ejerciendo Zacarías el sacerdocio delante de Dios según el orden de su clase, conforme a la costumbre del sacerdocio, le tocó en suerte ofrecer el incienso, entrando en el santuario del Señor”.

Debemos tener presente una verdad: Es un gran privilegio servir al Rey de reyes. A la luz del texto bíblico de hoy podemos resaltar varias expresiones respecto al servicio que prestamos a nuestro buen Dios:

a)  “Ejerciendo el sacerdocio”:

Vemos que Zacarías era un hombre de edad avanzada, y tenía preguntas sin respuesta (como por ejemplo: ¿por qué el Señor no me dio un hijo?) continuaba sirviendo a Dios y su edad avanzada no era un estorbo para servir al Señor en el santuario.  

b)  “Le tocó en suerte”:

En aquel tiempo habían miles los sacerdotes que dispuesto para servir en el templo, y tal vez por eso sólo una vez en su vida podían ser elegidos para servir. Zacarías nunca había tenido ese privilegio, pero ahora tendría esa oportunidad, también vemos nunca había murmurado quejándose por su condición (él era un levita que servía al Señor y no tenía hijo por la esterilidad de su esposa, pero no acusó ni condenó a Elisabet por esto, y tampoco murmuró contra el Señor).  

c)   “Ofrecer el incienso”:

El incienso en la Biblia representa oración y adoración, es símbolo de lo que presentamos u ofrecemos al Señor. Aquí el término “ofrecer” nos hace pensar, pues Zacarías a pesar de todas sus dificultades está adorando y sirviendo al Señor, aunque las cosas en su matrimonio no marchaban como el esperaba, él adora y bendice a Dios. Zacarías no renunció al llamado del Señor.  

d)  “Entrando en el santuario”:


Esto representa entrar en la presencia de Dios, indica el anhelo por alcanzar la revelación de su voluntad y conocer los tiempos, esto nos habla de acercarnos al Señor. Cuando no comprendemos lo que sucede, cuando aparece el cansancio o las dificultades, es cuando debemos ir a la presencia de Dios, sólo en él hallaremos fortaleza y dirección. No te apresures a renunciar, corre a la presencia de Dios y él te fortalecerá y guiará.       

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria. (Dios responde nuestras oraciones).

Te invitamos a leer: "DIOS ACTUARÁ A TU FAVOR". 




Dios Cumple lo que promete

Dios es fiel, aunque a veces la duda puede venir con fuerza contra nuestra mente. Sin embargo debemos tener presente él ha prometido estar con nosotros hasta el fin del mundo. Consideremos por ejemplo la fidelidad de Dios al cumplir la promesa a Abram y a Sara:  

Nos dice la Biblia: “Visitó Jehová a Sara, como había dicho, e hizo Jehová con Sara como había hablado. Y Sara concibió y dio a Abraham un hijo en su vejez, en el tiempo que Dios le había dicho” Génesis 21:1-2.

Que honor tan especial y grande el de Sara pues “Dios la visitó”, Dios mismo vino a ella. Hoy día los cristianos somos templo o casa del Espíritu Santo, y es necesario anhelar mucho más que una “visita”, es fundamental que procuremos una relación profunda y constante con el Espíritu de Dios.

Es muy importante que deseemos estar con el bendito Consolador, tanto como él mismo desea estar con cada uno de nosotros, podemos recordar aquí las palabras del apóstol Santiago: “¿O pensáis que la Escritura dice en vano: El Espíritu que él ha hecho morar en nosotros nos anhela celosamente?” (Santiago 4:5), lamentablemente pienso que por muchas razones o excusas ese deseo del Espíritu Santo es correspondido a medias.                

El pasaje bíblico nos enseña que el Señor hizo “como había dicho… como había hablado”, él lo había prometido y lo cumplió fielmente. Todos nosotros seguramente hemos experimentado en nuestra vida momentos de decepción, frustración, tristeza o dolor ante el incumplimiento de promesas que otras personas nos han hecho; pero ten presente que en cuanto a las promesas de Dios, podemos descansar y estar tranquilos, pues él no miente, nunca falla, él cumple sus promesas, es decir en él no hay el más mínimo margen de error, Dios cumple lo que promete. 

Aunque a veces veamos las situaciones difíciles y contrarias, aunque nuestra mente nos diga que no es posible y otros digan que es una fantasía, sí Dios lo dijo, él lo hará. Entonces persevera, él es fiel a su palabra, él no te miente y no te decepcionará. Él hará como lo ha dicho. 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria. (Dios cumple lo que promete).

Te invitamos a leer: "LIBRES PARA DIOS". 



Mi Escudo y Proteccion es Dios

Mi escudo y protección es Dios. Los temores aparecen en cualquier momento de la vida y se requiere fortalecernos en la fe, pues precisamente el miedo procura derribar la fe del cristiano e impedir así su avance…

Génesis 15:1 “Después de estas cosas vino la palabra de Jehová a Abram en visión, diciendo: No temas, yo soy tu escudo, y tu galardón será sobremanera grande”.

El Señor le explica a Abram porque razón no debe tener miedo: “yo soy tu escudo”, podemos decir algo así como: “aunque no tengas ejércitos como ellos, ten presente yo soy tu ejército” o también podemos considerar: “aunque no tengas corona real como ellos, yo soy tu corona, poder y gloria”.

El término escudo aquí es traducido de una palabra hebrea que además significa: defensa, arma, protección. Entonces esto era Dios para Abram (y por supuesto también para cada uno de sus hijos, él también es nuestro Dios y él no cambia, él nos defiende).             

El pasaje también nos deja ver una promesa: “tu galardón será sobremanera grande”. Al considerar  la Biblia vemos que el Señor anima a sus hijos (esto es ejemplo que los padres debemos imitar), y lo hace de diferentes maneras, en éste caso en particular Dios promete un “gran galardón” que traducido desde el hebreo significa: “multiplicación de la recompensa” o “gran salario”. Dios bendice el corazón fiel.  

En el versículo dieciocho nos dice: “Dios hace un pacto con Abram, diciendo: a tu descendencia daré esta tierra”, vemos entonces que las bendiciones, galardones y recompensas que el Señor envía, no sólo son para nosotros sino también para nuestra descendencia. El Señor también tiene en cuenta a las familias.  

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria. (Mi escudo y protección es Dios).

Te invitamos a leer: "DIOS NO SE EQUIVOCA". 


               

No desmayes, Dios es mas Fuerte

Es muy importante para nuestra vida asimilar la voluntad divina. La Biblia nos dice en Hechos 16:6-10 “les fue prohibido por el Espíritu Santo hablar la palabra en Asia… intentaron ir a Bitinia, pero el Espíritu no se lo permitió… y cuando tuvo la visión dieron por cierto que Dios los enviaba a Macedonia”.

No desmayes, Dios es más fuerte. 

Vemos en el capítulo anterior que Pablo y Bernabé aunque han caminado en el ministerio juntos deciden separarse, y qué fue lo que hizo Pablo, él no renegó, ni se quedó frustrado y llorando, más bien permitió que el Señor dirigiera su camino, y en esa dirección divina logró fundar varias iglesias, como fueron las iglesias de Filipos, Tesalónica, Corinto, Éfeso, entre otras congregaciones.    
  
Podemos ver entonces que un fracaso o momento crítico en la vida debe servirnos para rectificar, buscar la fortaleza y dirección de Dios, también debemos aprovechar esto para crecer en nuestra fe y madurar en el carácter como hijos de Dios que muestran a Cristo.  
           
La Biblia también nos enseña que el profeta Elías oró en siete ocasiones por lluvia, hasta que ésta llegó. La historia nos enseña que Tomás alba Edison miles de bombillas quemó antes de prender la primera. La perseverancia es una característica de aquellos que alcanzan metas significativas.  

Cualidades de un vencedor:

No se permitas que el miedo te limite, 2 Timoteo 1:7 “Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio”.  

Depende del Señor y lleva todas sus necesidades ante él, 1 Pedro 5:7 “echando toda vuestra ansiedad sobre él,  porque él tiene cuidado de vosotros”.

Si ha llegado el fracaso a tu vida, no te quedes en el suelo, reflexiona y levántate.

Procura la sabiduría del Señor para identificar los errores propios, antes de juzgar y condenar a los demás.  

Ten siempre presente que “los hijos de Dios no fuimos destinados para fracasar, sino para ser más que vencedores en Cristo”.             
       
Por todo esto debemos ser conscientes de la realidad de las dificultades y obstáculos, pero también tener presente que el Señor ha prometido ayudarnos, él nos fortalece y ayuda.


Veamos la dificultad cómo una maravillosa oportunidad para crecer, para conocer más a nuestro Dios y su poder. Debemos creer y apropiarnos de una verdad: Dios nos ha llamado a la victoria con él. 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria. (No desmayes, Dios es más fuerte).




Dios es Tu Compania y Fortaleza

DIOS ES TU COMPAÑÍA Y FORTALEZA. Debemos tener presente la realidad de los obstáculos y las adversidades, y ante estos es fundamental desechar el miedo, la Biblia nos dice por ejemplo en Jeremías 1:8 “No temas delante de ellos, porque contigo estoy para librarte, dice Jehová”. También Dios mismo se lo dijo a Abram: “No temas, Abram, yo soy tu escudo y tu recompensa será muy grande”, también a Jacob: “yo soy el Dios de tu Padre, no temas descender a Egipto, porque allí haré de ti una gran nación” y a su siervo Josué le dijo: “no temas, ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo dondequiera que vayas”.

Dios es tu compañía y fortaleza. 

Vemos pues que cuando el Señor planea llevar a sus hijos a nuevas conquistas, dispone ante ellos nuevos desafíos y ante éstos puede aparecer el miedo, pero Dios nos confirma y asegura Su presencia y poder para ayudarnos y así perseverar para continuar.

Ante un tropiezo, decepción o caída la restauración misma será cuestionada y algunos quizá no crean en ella, pero lo más importante de todo esto es que el Señor es quien lo hace y quien pone el punto final ante todo lo que los demás digan.   

Es muy importante renovar las fuerzas y mirar al Señor Jesucristo para vencer todas las adversidades y superar los obstáculos, nos dice Hebreos 12:2 “puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios”. 

Recordemos que el Señor Jesús dijo: “en el mundo tendréis aflicción, pero confiad yo he vencido al mundo”, entonces el Maestro no prometió la ausencia de dificultades o problemas por superar, pero sí prometió Su fuerza y compañía para que podemos vencer y perseverar.

Por eso el problema no es el obstáculo en si mismo, sino la actitud que tenemos frente a él. Debemos desarrollar la capacidad de ver el problema como una oportunidad. El corazón egoísta y de doble ánimo siempre usará las excusas para justificar el fracaso, el estancamiento, la desobediencia y el miedo, pero en Cristo somos más que vencedores. Avanza, Dios está contigo.      

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria. (Dios es tu compañía y fortaleza).

Te invitamos a leer: "ES POR SU GRACIA, NO POR TU FUERZA".  



No te Desanimes Dios Restaura

No te desanimes, el Señor restaura. La Biblia presenta también a Dios como alfarero en relación con la obra que hace en cada uno de nosotros. El alfarero sabe muy bien su oficio y el uso de sus herramientas. 

En casa del alfarero podemos hallar instrumentos como la rueda, el barro, los hierrillos y desbastadores, elementos usados para formar la vasija, quitar las asperezas que puedan haber y pulir los detalles del material, y por supuesto el horno el cual da la dureza apropiada y la estructura final al recipiente que se hace.  

El Señor espera de nosotros humildad, sometimiento y arrepentimiento sincero,  Jeremías 18:5-9 “Entonces vino a mí palabra de Jehová, diciendo: ¿No podré yo hacer de vosotros como este alfarero, oh casa de Israel, dice Jehová? He aquí que como el barro en la mano del alfarero, así sois vosotros en mi mano, oh casa de Israel. En un instante hablaré acerca de una nación, o de un reino, para arrancar, y derribar, y destruir. Y si esta nación de la cual he hablado se vuelve de su maldad, yo me arrepentiré del mal que había pensado hacerle.  Y en un instante hablaré acerca de una nación y de un reino, para edificar y para plantar”.

Nuestro Dios es soberano, es bueno y justo. Sus poderosas manos son bondadosas conque tiene humildad de espíritu, y son manos fuertes con el que es de soberbio corazón. Llegado el tiempo en el que la vasija ha pasado por todo el proceso, el alfarero la pinta y decora, pues saldrá del taller a ocupar lugares de privilegio y participará de importantes eventos en la corte real.   

Del mismo modo nuestro Dios levanta sus vasijas a lugares de privilegio y bendición, depositando sus tesoros, por eso nos dice la Biblia que nosotros somos “vasijas de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios y no de los hombres”. Por eso debemos tener presente que toda la gloria es del Señor.  
    

Alabado sea Dios, Alfarero Divino, quien tiene grandes planes con cada uno; en ciertas ocasiones estos planes sufren o son dañados. Pero Dios tiene el poder para restaurar, y ante un verdadero arrepentimiento levanta cada vida y hace mucho más de lo que esperamos. 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria. (No te desanimes Dios restaura).

Te invitamos a leer: "EL PLAN DE DIOS PREVALECERÁ".