Te invitamos a leer "LA UNCIÓN DEL ESPÍRITU SANTO":
como superar la crisis
Conoce y adquiere éste libro: SANIDAD PARA EL ALMA HERIDA, haz click en la imagen: :
sanidad para el alma
TE INVITAMOS A LEER NUESTROS SERMONES Y DEVOCIONALES EN:

ESTUDIOS Y SERMONES

Sigueme en:

twitter facebook google plus email

Buscar

No desmayes, Dios es mas Fuerte

Es muy importante para nuestra vida asimilar la voluntad divina. La Biblia nos dice en Hechos 16:6-10 “les fue prohibido por el Espíritu Santo hablar la palabra en Asia… intentaron ir a Bitinia, pero el Espíritu no se lo permitió… y cuando tuvo la visión dieron por cierto que Dios los enviaba a Macedonia”.

No desmayes, Dios es más fuerte. 

Vemos en el capítulo anterior que Pablo y Bernabé aunque han caminado en el ministerio juntos deciden separarse, y qué fue lo que hizo Pablo, él no renegó, ni se quedó frustrado y llorando, más bien permitió que el Señor dirigiera su camino, y en esa dirección divina logró fundar varias iglesias, como fueron las iglesias de Filipos, Tesalónica, Corinto, Éfeso, entre otras congregaciones.    
  
Podemos ver entonces que un fracaso o momento crítico en la vida debe servirnos para rectificar, buscar la fortaleza y dirección de Dios, también debemos aprovechar esto para crecer en nuestra fe y madurar en el carácter como hijos de Dios que muestran a Cristo.  
           
La Biblia también nos enseña que el profeta Elías oró en siete ocasiones por lluvia, hasta que ésta llegó. La historia nos enseña que Tomás alba Edison miles de bombillas quemó antes de prender la primera. La perseverancia es una característica de aquellos que alcanzan metas significativas.  

Cualidades de un vencedor:

No se permitas que el miedo te limite, 2 Timoteo 1:7 “Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio”.  

Depende del Señor y lleva todas sus necesidades ante él, 1 Pedro 5:7 “echando toda vuestra ansiedad sobre él,  porque él tiene cuidado de vosotros”.

Si ha llegado el fracaso a tu vida, no te quedes en el suelo, reflexiona y levántate.

Procura la sabiduría del Señor para identificar los errores propios, antes de juzgar y condenar a los demás.  

Ten siempre presente que “los hijos de Dios no fuimos destinados para fracasar, sino para ser más que vencedores en Cristo”.             
       
Por todo esto debemos ser conscientes de la realidad de las dificultades y obstáculos, pero también tener presente que el Señor ha prometido ayudarnos, él nos fortalece y ayuda.


Veamos la dificultad cómo una maravillosa oportunidad para crecer, para conocer más a nuestro Dios y su poder. Debemos creer y apropiarnos de una verdad: Dios nos ha llamado a la victoria con él. 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria. (No desmayes, Dios es más fuerte).




0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada