Te invitamos a leer "LA UNCIÓN DEL ESPÍRITU SANTO":
como superar la crisis
Conoce y adquiere éste libro: SANIDAD PARA EL ALMA HERIDA, haz click en la imagen: :
sanidad para el alma
TE INVITAMOS A LEER NUESTROS SERMONES Y DEVOCIONALES EN:

ESTUDIOS Y SERMONES

Sigueme en:

twitter facebook google plus email

Buscar

EN GILGAL DEJO DE CAER EL MANA

EN GILGAL CESÓ EL MANÁ
"Y el maná cesó el día siguiente, desde que comenzaron a comer del fruto de la tierra; y los hijos de Israel nunca más tuvieron maná, sino que comieron de los frutos de la tierra de Canaán aquel año” Josué 5:12. Nuestro corazón debe mantener una comunión continua y sensible a la voluntad de Dios y a sus tiempos, pues el maná fue la provisión en el desierto, pero en la tierra prometida las cosas cambiarían. Dios es propicio para cada tiempo de nuestra vida. 

Los frutos de Canaán representan lo nuevo de Dios. Ahora comienza un nuevo tiempo, hay cambios en su estilo de vida, pues por años salieron a recoger el maná que caía del cielo, pero ahora comienzan un nuevo tiempo, entran en una nueva tierra, algo nuevo ha llegado, y Dios lo deja claro, pues cesó el maná (bendición de Dios para el desierto, pero Dios mismo lo suspende, y ahora deben tomar los frutos de la nueva tierra). En reemplazo del maná, ahora recogen los frutos de la tierra que Dios les había prometido, pues Dios no miente, él cumple Su palabra, él nos lleva de gloria en gloria. Dios por su Espíritu ha dispuesto revelarnos sus planes y diseños, esto implica sin duda una comunión íntima y constante, pues él se revela en el secreto. 

Autor: Pastor Gonzalo Sanabria A. Escrito para ESTUDIOS Y SERMONESAutorizado para publicarse en Reflexiones y pensamientos cristianos. 

Otros artículos que te pueden interesar: