martes, 11 de junio de 2013

CAMINANDO EN LOS TIEMPOS DE DIOS


Nuestros tiempos están en las manos de Dios. Vemos por ejemplo que a José (el hijo de Jacob), le llegó el tiempo de ir al faraón para interpretar sus sueños. Dios quiere usarnos en gran manera, sin embargo él desea trabajar primero en nuestro ser (carácter) y luego en nuestro quehacer (servicio). 

En José vemos la manifestación de los dones divinos, desde su adolescencia, tenía 17 años cuando fue vendido por sus hermanos y pasó trece años entre la casa de Potifar y la cárcel, lugares donde aprendió no sólo administración, sino perdón, tolerancia, humildad, sujeción, responsabilidad, etc, y desarrolló aún más el don recibido del cielo. Ahora el Señor, aprueba su aparición en público, y José tiene claro su lugar y da la gloria a Dios, pues dice a faraón: 

“No está en mí; Dios será el que dé respuesta propicia al faraón” (Génesis 41:16).

 Caminemos con Dios y en sus tiempos, él todo lo hace bien, no te apresures, ni te estanques, sólo síguelo, él hará su voluntad y todos verán la gloria de Dios. 

Suscríbete gratis, envíanos tu correo y recibe nuestras actualizaciones, haz clic aquí.    


.

No hay comentarios:

Publicar un comentario